Un sistema interconectado a la red está configurado de forma similar a la de los sistemas autónomos

Los elementos que los integran son los paneles o módulos fotovoltaicos, los dispositivos de protección y conexión y el inversor de corriente directa a corriente alterna.

Tienen la característica de tener un punto de conexión con la línea de energía eléctrica de red, y permiten la inyección a la misma de la generación sobrante (generación que no es consumida). Dado que están conectados a la red eléctrica, prescinden de los acumuladores (baterías); y así mismo requieren especial cuidado en los sistemas de protección de línea.